Nació en Poznań, Polonia, en 1925, en una familia humilde de polacos judíos no practicantes. A comienzos de la Segunda Guerra Mundial huyó del nazismo a la Unión Soviética  y empezó sus estudios de sociología. Cuando cumplió 19 años se alistó en el primer ejército polaco que se formó allí. Participó en la batalla de Berlín con la cual terminó la guerra. Fue condecorado con la Cruz Militar del Valor. Luego regresó a Polonia como un oficial político del Cuerpo de Seguridad Interna (en polaco KBW) con el rango de mayor y  miembro del Partido Comunista. Mientras sirvió en el KBW estudió sociología en la Academia de Ciencias Sociales y Políticas, y filosofía en la Universidad de Varsovia. Cuando fue dado de baja en el servicio de inteligencia militar se dedicó a la docencia, obtuvo el grado académico de doctor habilitado en Sociología y trabajó como catedrático en la misma universidad. En 1968 tuvo que exiliarse nuevamente por razones políticas. Durante unos años vivió en Israel y ejerció la docencia en la Universidad de Tel Aviv. Desde 1970 ha impartido clases en las universidades de Estados Unidos, Australia y Canadá, hasta que se estableció en Reino Unido. Desde 1972 fue profesor emérito de Sociología de la Universidad de Leeds y un permanente conferencista en diversas partes del mundo. Recibió 18 veces el título doctor honoris causa. Era casado y tuvo tres hijas.

La obra de Bauman comprende 57 libros y más de 100 ensayos.
La fama internacional alcanzó con “Modernidad y Holocausto” (1989), donde definió el exterminio de los judíos por los nazis como una consecuencia lógica (aunque no inevitable) de la civilización moderna. Este libro también le ha traído el Premio Europeo Amalfi de Sociología y luego  el Premio Theodor W. Adorno.

A partir del año 2000 el Profesor Bauman publicó una serie de obras que resumen sus conceptos sobre la realidad que nos rodea advirtiendo siempre acerca de las consecuencias negativas del modo de vida contemporáneo y la globalización.
“Modernidad líquida” (2000), “Amor líquido: Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos” (2003), “Vida líquida” (2005), “Tiempos líquidos: vivir una época de incertidumbre” (2007), “Miedo líquido: La sociedad contemporánea y sus temores” (2007), “Mundo consumo” (2010) y muchos otros libros nos hablan de la sociedad líquida.
A partir de la segunda mitad del siglo XX, a causa de los cambios políticos y sociales, la filosofía de vida, el sistema de valores  y lo que se considera ético ha cambiado radicalmente. La sociedad actual se basa en el individualismo y en una  forma de vida cambiante y efímera, sin  ataduras en el amor y en el trabajo, rompiendo con los patrones
establecidos a diferencia de las generaciones anteriores. En la era moderna los jóvenes son ciudadanos del mundo. La educación tradicional perdió su credibilidad. El consumismo nos empuja a renovar constantemente los bienes materiales. Las empresas buscan a personas capaces de reinventarse.
Vivimos; como dijo en su discurso Zygmunt Bauman recibiendo en el año 2010 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicaciones y Humanidades; “en un mundo donde la única certeza es la certeza de incertidumbre, en el que estamos destinados a intentar, una y otra vez y siempre de forma inconclusa, comprendernos a nosotros mismos y a los demás, destinados a comunicar, con y para el otro.” Todo es líquido. Nada es fijo y duradero.
A lo largo de su vida, Bauman pronunció muchas frases que invitan a la reflexión y que aportan gran conocimiento.

Teresa Matuśkiewicz de Rivas